18 de septiembre de 2008

Pastores que no se ocupan de las ovejas

Jueves XXIV Semana del tiempo ordinario

Sermón sobre los pastores 46,9, de San Agustín

Después de haber hablado el Señor de lo que estos pastores aman, habla de lo que desprecian. Son muchos los defectos de las ovejas, y las ovejas sanas y gordas son muy pocas, es decir, las que se hallan robustecidas con el alimento de la verdad, alimentándose de buenos pastos por gracia de Dios. Pues bien, aquellos malos pastores no las apacientan. No les basta con no curar a las débiles y enfermas, con no cuidarse de las errantes y perdidas. También hacen todo lo posible por acabar con las vigorosas y cebadas. A pesar de lo cual, siguen viviendo. Siguen viviendo por pura misericordia de Dios. Pero, por lo que toca a los malos pastores, no hacen sino matar. «¿Y cómo matan?», me preguntarás. Matan viviendo mal, dando mal ejemplo. Pues no en vano se le dice a aquel siervo de Dios, que destaca entre los miembros del supremo Pastor: Preséntate en todo como un modelo de buena conducta, y también: Sé un modelo para los fieles.

Porque, la mayor parte de las veces, aun la oveja sana, cuando advierte que su pastor vive mal, aparta sus ojos de los mandatos de Dios y se fija en el hombre, y comienza a decirse en el interior de su corazón: «Si quien está puesto para dirigirme vive así, ¿quién soy yo para no obrar como él obra?» Así el mal pastor mata a la oveja sana. Y, si mató a la que estaba fuerte, ¿qué va a ser lo que haga con las otras, si con el ejemplo de su vida acaba de matar a la que él no había fortalecido, sino que la había encontrado ya fuerte y robusta?

Os aseguro, hermanos queridos, que, aunque las ovejas sigan viviendo, y estén firmes en la palabra del Señor, y se atengan a lo que escucharon de sus labios: Haced lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen; sin embargo, quien vive de mala manera a los ojos del pueblo, por lo que a él se refiere, está matando a los que lo ven. Y que no se tranquilice diciéndose que la oveja no ha muerto. Es verdad que no ha muerto, pero él es un homicida. Es lo mismo que cuando un hombre lascivo mira a una mujer con mala intención: aunque ella se mantenga casta, él, en cambio, ha pecado. La palabra de Dios es verdadera e inequívoca: El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero con ella en su interior. No ha penetrado hasta su habitación, pero la ha deseado en su propia habitación interior.

Así, pues, todo aquel que vive mal a la vista de quienes son sus subordinados, por lo que a él toca, mata hasta a los fuertes. Quien lo imita muere, mientras que quien no lo imita vive. Pero él, por su parte, ha matado a ambos. Matáis las más gordas - dice el profeta- y, las ovejas, no las apacentáis.

* * * * * * *

R/. Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá.

V/. A los encumbrados se les juzga implacablemente.

R/. Al que mucho se le confió, más se le exigirá.

* * * * * * *

4 comentarios:

Daniel G.G. dijo...

Fantástico descubrir este blog. La traducción ¿es propia? Yo tengo una del sermón 34 del de Hipona, por si os interesa y no lo habéis publicado ya.

Salud en Cristo

D.

Daniel G.G. dijo...

Por cierto, que en la lista de vínculos no vendría mal uno a http://www.documentacatholicaomnia.eu/

Encuentro que es una página muy útil. Por otro lado los he agregado ya a mi propio blogroll. Hasta pronto

Ma dijo...

Perdona el retraso en responderte, Daniel,
No es traducción propia. Todo, excepto los títulos, es copiado de la Liturgia de las Horas. Cuando complete el ciclo anual, iré poniendo otros textos que vaya encontrando...
He mirado tu web y es impresionante; y no la conocía a pesar de haber buscado por todas partes lo relativo a Patrística. Por supuesto, tu enlace ya está en este blog...

Ma dijo...

Por supuesto,en cuanto acabe el año litúrgico completo aceptarçé con gusto cualquier otro buen texto patrístico para incluir en el blog.